REFLEXIÓN A PROPÓSITO DE LA SENTENCIA DEL CASO EMELY

0

Por Domingo Ramírez Rodríguez

La sentencia sobre el caso de la malograda adolescente Emely Peguero, debe llamar a la reflexión a la clase política dominicana, principalmente a los legisladores, pues se requiere de la aprobación inmediata de una normativa penal acorde con los nuevos tiempos.

No es posible que después de dos décadas de la iniciativa a la reforma del Código Penal, el mismo siga retenido única y exclusivamente por el tema del aborto.

Si no es posible aprobar el nuevo Código Penal, ya que en la reforma constitucional del 2010, el constituyente por presiones de los grupos eclesiásticos y religiosos, se metió en miedo, y aprobó de manera cerrada el artículo 37 de la constitución, es decir no dejo espacio a la reserva de ley, lo correcto es aprobar el bendito código y dejar para una ley especial el tema del aborto.

El diseñe y ejecución de las políticas del Estado no pueden estar sujetas a las presiones de grupos, sin importar su índole o su naturaleza.

Ojala entiendan los religiosos, que su papel en la sociedad es profesar sus creencias a la feligresía que le sigue, y crear conciencia en los seres humanos con relación a los valores que se profesan, y que deben dejar al Estado hacer su papel, el de conducir correctamente los asuntos propios de sus funciones.

El aborto es un tema que en la mayoría de los países del mundo ha sido resuelto, inclusive en naciones del tercer mundo con menos avances que la nuestra, el aborto en ciertas circunstancias es un debate del pasado. Por ejemplo; es legal en todos los casos en Cuba, Guyana, Uruguay, Puerto Rico, la Guyana Francesa, Martinica y Guadalupe.
En Costa Rica, Ecuador y Perú es legal el Terapéutico, es decir salvar la vida de la madre.

En México es legal sin restricciones únicamente en la Capital: Todos los demás Estados lo permiten en caso de violación; en Guanajuato, Guerrero y Queretaro también permiten el aborto Terapéutico y al menos uno, Yucatán, admite aborto por situación económica cuando ya se tiene tres hijos.
En Panamá es legal el Terapéutico, en caso de Incesto o Violación, o por severa malformación del feto.

En Colombia es legal el Terapéutico, para preservar la Salud física o mental de la Madre, por Incesto o Violación o por severa malformación del feto.
En Bolivia es legal en caso de Incesto, Violación o Terapéutico.

Mientras que en Paraguay, Surinam, Venezuela, Haití, Guatemala y Honduras solo es legal el Terapéutico.
En Argentina es legal el Terapéutico y en caso de violación, al igual que Brasil.
Se constituye en una vergüenza nacional, el hecho de retener una normativa tan importante como el Nuevo Código Penal, por el simple hecho del aborto.

Esta demás decir, que en un Estado social y democrático de derechos, tal y como lo estipula la carta sustantiva de la nación en su artículo 7, las tres causales del aborto, dígase cuando el aborto haya sido producto de violación o incesto, cuando el embarazo pone en peligro la vida o salud de la madre y cuando el feto tenga malformación incompatible con la vida, más que de justicia, es un asunto de derechos humanos.

Con un Código Penal de casi 200 años, con los avances de la sociedad en todos los órdenes, lo que trae nuevas formas del crimen y delito, no se puede acudir a otros estadios, sin una actualización correcta de la normativa penal.