Donald Trump suprime el programa de Obama que protegía a padres indocumentados

WASHINGTON, EEUU. Poco a poco el presidente Donald Trump va desmantelando el legado de su antecesor en puesto, el demócrata Barack Obama.

La administración Trump ha decidido rescindir el memorándum que creó la llamada Accion Diferida para Padres de Estadounidenses (DAPA, por sus siglas en inglés). Este programa estaba destinado a padres indocumentados que han vivido en Estados Unidos más de cinco años y son padres de ciudadanos estadounidenses o residentes legales permanentes.

DAPA, que nunca llegó a aplicarse, hubiese dado papeles temporales a cinco millones de inmigrantes indocumentados de los once millones que se calcula viven actualmente en Estados Unidos. De haberse implementado, los padres indocumentados hubieran obtenido un permiso de trabajo y la garantía de que no serían deportados durante tres años. El objetivo era no separar a las familias.

A nadie en Washington le ha sorprendido la decisión de Trump de eliminar DAPA. Era una de sus promesas electorales.

De momento, la administración Trump mantiene el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), creado en junio de 2012 por Obama, al no considerar su rescisión prioritaria.

Este popular programa está dirigido a jóvenes indocumentados que entraron en el país cuando eran niños y del que se han beneficiado hasta ahora más de 700.000. Estos jóvenes, conocidos en Estados Unidos como “dreamers” (soñadores), han conseguido gracias a DACA un permiso de trabajo temporal y la garantía de que no serán deportados. También han podido sacarse el carnet de conducir, pedir un crédito o estudiar en la universidad.

Trump también prometió durante la campaña electoral que iba a eliminar DACA, pero, de momento, lo mantiene.

“A ellos los trajeron aquí cuando eran muy jóvenes, han trabajado, han ido a la escuela, algunos eran buenos estudiantes, algunos tienen trabajos maravillosos. Y están en un limbo porque no saben lo que va a pasar”, dijo Trump en diciembre en una entrevista con la revista ‘Time’.

Ante la imposibilidad de sacar adelante sus reforma migratoria por el bloqueo de los republicanos en la Cámara de Representantes, Obama anunció en noviembre de 2014 la ampliación de DACA y la creación de DAPA.

Los republicanos bloquearon en los tribunales la ampliación de DACA y la puesta en marcha de DAPA al considerar que Obama se había extralimitado en su poder ejecutivo a la hora de conceder papeles temporales a los indocumentados.

La administración Obama recurrió ante el Tribunal Supremo. El máximo órgano judicial en Estados Unidos rechazó un recurso para la revisión del bloqueo de estos dos importantes programas para indocumentados, por lo que DAPA y la ampliación de DACA seguían bloqueados en los tribunales.

A partir de ahora al no existir DAPA, nadie podrá pedir a un tribunal que lo revise para ponerlo en vigor.

Deja un comentario

*