Bill Cosby, el ídolo televisivo que decepcionó a un país

El Pasado sábado se inició un juicio que sentará en el banquillo de los acusados a William Henry Cosby, más conocido como Bill Cosby. El contencioso, que se inicia años después de que se sucedieran una serie de denuncias por agresión sexual y violación, determinará la inocencia o culpabilidad del popular actor. Sin embargo, independientemente del veredicto, la imagen de padre ideal que Cosby había encarnado en televisión durante décadas ya está completamente rota.

Cosby comenzó su carrera en el entretenimiento en un club nocturno de Nueva York en los 60. Su popularidad le llevó pronto a abandonar los teatros para asaltar el cine y la televisión La fama le llegaría poco después gracias a «Yo soy un espía», una cinta con la que se convirtió en el primer actor negro en ganar un Emmy. Desde ese momento, su carrera se lanzó al estrellato y su nombre dio título a una serie que él mismo protagonizó -«La hora de Bill Cosby»- y que ocupó un lugar en la pequeña pantalla entre 1984 y 1992. Las más de 200 entregas que se emitieron convirtieron a Cosby en un hombre millonario y en un ejemplo para todo un sector de la población estadounidense que veía por primera vez representada en televisión la vida acomodada de un hombre negro y su familia.

Inédito en televisión, Cosby había introducido, gracias a su programa, el día a día de los afromericanos de Estados Unidos en un show protagonizado por actores negros gracias al que Bill Cosby hizo caer las barreras raciales, ganándose un lugar en el panteón de la televisión estadounidense. Marco un hito y fue todo un referente para una generación.

 Tras las cámaras, Cosby hacía apología de los valores de la familia e instaba a los jóvenes negros a escolarizarse. El actor se presentaba como un ejemplo a seguir dentro de la comunidad afroamericana. Es por ello que, cuando las las denuncias por agresión sexual y violación empezaron a sucederse, muchos admiradores se sintieron traicionados por quien habían considerado todo un ídolo.

Ahora, la emblemática figura de la televisión estadounidense podría ser acusado y trasladado a prisión, si queda probado que cometió las agresiones de las que se le acusa.

Deja un comentario

*