Rol de las Empresas en la Agenda de Desarrollo Sostenible

 

POR CRISTIAN BELTRE

Recientemente asistimos a la conferencia magistral “El rol de las empresas en la Agenda de Desarrollo Sostenible”, impartida por la señora Isabel Roser, vicepresidente de la Asociación Española de Directivos de Responsabilidad Social, la cual se realizó en el marco de la celebración del segundo aniversario de la Cátedra de RSE y Sostenibilidad “Alejandro E. Gullón E.”, que auspician la Fundación Popular y la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra.

La creación de estos espacios es de suma importancia ya que tienen como interés el crear consciencia al sector empresarial sobre el papel a jugar en la sociedad. Más allá de los objetivos económicos y el interés de generar riquezas, este sector debe ser parte activa, y a su vez asumir su rol en la lucha por la erradicación de la pobreza, los niveles de desigualdad existentes al igual que afirmar su compromiso con la protección del medio ambiente.

Roser decía que el empresariado debe evolucionar en la forma de “Ser y Hacer empresa”, ya no solo se debe ser bueno en los productos y servicios, ahora se debe pasar a la excelencia empresarial la cual se fundamenta en dos aspectos: Para qué y cómo hacerlo?. El compromiso social invita a un modelo de negocios rentable, que agregue valor social, brindando nuevos productos y servicios que aporten soluciones eficaces.

En la lucha por la reducción de la pobreza, un estado no puede solo, se nesecita del concurso de todos, empresariado y sociedad civil. Esto conlleva generar trabajo decente y bien remunerado que dignifique la vida de las personas y que del mismo modo promueva la integración familiar. El empresariado adicional a su estrategia de negocios debe esforzarse en generar desarrollo social, estableciendo vínculos más estrechos con las comunidades donde opera, más allá de lo laboral; trabajar de la mano con estas para contribuir a su desarrollo.

Los objetivos de desarrollo sostenible no solo son un compromiso del Estado, deben ser parte de la agenda empresarial, la cual debe traducirse en el desarrollo de un modelo de negocios justo, inclusivo y ético. Empresas que generen más valor para la gente, creando oportunidades de desarrollo local, con la visión y la convicción de que es posible desarrollar la capacidad de generar riquezas, y a su vez, lograr una mejoría social.

Para nadie es un secreto que lograr los objetivos desarrollo de cara al futuro, se crearían las bases esenciales para que el país brinde un mejor clima de inversión, seguridad jurídica y social que nos permitiría mantener la estabilidad económica y crecimiento sostenible para tener una sociedad con menos desigualdad, y mejores mecanismos de distribución de riquezas que brinde mejor educación, mejores servicios de salud y la construcción de infraestructuras físicas y tecnológicas necesarias.

El ex secretario de Naciones Unidas Ban Ki-Moon dijo: el empresariado es un socio vital para la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible. Pueden contribuir a través de la actividad principal de su negocio, por lo que pedimos a las empresas de todo el mundo, que evalúen su impacto; establezcan metas ambiciosas y comuniquen de forma transparente sus resultados.

Un país con una economía estable que mantenga un ritmo de crecimiento sostenible, que proporcione seguridad jurídica y social, instituciones cada vez más fortalecidas, que reduzcan los niveles de pobreza y desigualdad social es sin lugar a dudas un lugar muy atractivo para la inversión y el desarrollo de nuevos negocios; en tal sentido debe ser el sector empresarial el más preocupado por la agenda social, ya que se hace muy difícil hacer negocio en un país sumido en la pobreza y socialmente inestable.

Deja un comentario

*